Reynaldo Naves

Reynaldo Naves

SOCIO | DIRECTOR

La clásica historia del ingeniero que salió de la industria. Se formó en el mercado de servicios financieros durante casi 20 años en grupos internacionales como ABN AMRO, Visa y Accor. Siempre conectado a fuertes cambios como fusiones, nuevos negocios y startups se integró con naturalidad en ambientes multiculturales y por eso llegó a ser director mundial de marketing y comunicación de Edenred en París entre 2008 y 2010.
De vuelta en Brasil, decidió reafirmar su propósito de vida y creó su consultoría para rediseño y transformación de negocios sincronizando procesos, tecnología y personas. La transformación de personas pasó a ser un gran foco de actuación tanto como mentor y coach en la coordinación de programas de liderazgo de clientes de los sectores de Servicios Financieros y Retail. En 2019, la consultoría de Reynaldo se integra a Olivia, por la proximidad y complementariedad de sus servicios con los ofrecidos por la consultoría latinoamericana.
Licenciado en la Escuela Politécnica de la USP con extensión en el CEAG – FGV SP, hizo especializaciones en Estrategia en las Universidades de Berkeley y HEC París y actúa voluntariamente como mentor en aceleradoras de inversión. Equilibra su energía siempre rodeado de miembros de su familia y amigos compartiendo una buena mesa y un buen vino. Es apasionado por los viajes y carreras callejeras.

No hagamos un plan de choque | Olivia
¡No hagamos un plan de choque!

La habilidad de las organizaciones para concluir proyectos exitosos es un factor clave en estos momentos de transformación y cambio. La incorporación de innovación, tecnología, nuevos servicios, nuevos negocios o transformar la organización en general, requiere de proyectos de ejecución rápida y precisa. Estos vienen a reemplazar al trabajo de línea en cuanto al nivel de actividad de las personas, sin embargo, no todo sale bien durante la ejecución de los mismos…

Eliseo Mojica, Managing Partner de Olivia Colombia, ha trabajado muchos años en diversos proyectos tecnológicos de alta complejidad en organizaciones donde numerosos usuarios eran impactados por los cambios de la tecnología. Esta experiencia lo ha llevado a la conclusión de que el éxito de los mismos, y el de la transformación buscada por las organizaciones, está definitivamente en las personas y no en la tecnología. El éxito está dado en lograr su adhesión voluntaria a los cambios propuestos, su entusiasmo, su aprendizaje y su continuo acompañamiento para que sean ellos los artífices del cambio esperado.